Todo lo que debes de saber de una botella de vino

Publicado por el Jul 27, 2015 in Noticias | 0 comentarios

Todo lo que debes de saber de una botella de vino

Cada bodega alberga botellas de distintas formas, tamaños, capacidades y materiales, dependiendo del caldo que resguarde. El libro El ABC del vino, de la autoría de Jesús Díez publicado por Editoriales Larousse dedica algunas páginas al complejo mundo de las botellas y los corchos. Te acercamos a esta cultura, de la mano del blog Animal Gourmet: La botella es importante, ya que nos proporciona, además de la primera impresión, junto con las de etiqueta, una protección contra el vino. Todas las botellas están hechas de vidrio, que es un material inerte. Esto quiere decir que el vino no sufre cambios debido a este material, aunque sabemos que la última fase de evolución el vino la consigue ahí. El vidrio por lo general está hecho de sílice y un colorante llamado óxido ferroso, que le confiere ese típico color verdoso. También las hay de color marrón, pero está en desuso. El color verde de las botellas tiene diferentes tonalidades y es decisión de los enólogos y dueños seleccionar el que más satisfaga a sus gustos. La tonalidad verdosa ayuda a los vinos, ya que filtra los rayos ultravioleta del sol, responsables de la decoloración en los tonos rojos, con lo que se perdería una carga importante de vino. La botella de vidrio, desde las antigüedades, son consideradas ideales para la guarda del vino, ya que es un material inerte. En muchas casos, se pintan de color verdoso o café para evitar que los rayos ultravioleta decoloren el vino en los tintos mas comúnmente. Formas Las botellas se han utilizado como un distintivo de la zona desde años. Existen botellas tipo borgoñes (de Borgoña), bordelesa (de Burdeos), alsaciana (de Alsacia), de bolsa de cabra o bockbeutel (de Francia), la champañera (de Champagne), la de Chianti o las jerezanas y de Oporto con formas particulares. Esas formas diversas ayudan en cierta manera a saber cómo es el vino. Si encontramos una botella tipo alsaciano, el vino que probablemente contenga será blanco, fresco, ligero y de buena acidez, aunque hay casos en los que los tintos también tienen cabida en estas botellas. Además de la forma, el tamaño de la botella es muy importante. Las más conocidas son las botellas de 750 y de 375 ml. Comercialmente, son las que mejor conservación nos dan en los vinos. Existen algunas de volúmenes superiores, como las márgum una botella doble que contiene 1500 ml. Del volumen depende la conservación, a mayor volumen mejor conservación. Estos son los tamaños: Cuarto 187 ml Media, 375 ml (estándar) Trescuartos, 750 ml (estándar) Mágnum, 1500 ml Jeroboam, 1500 ml Matusalén o Imperial, 6 l Salmanasar, 9 l Nabucodonosor, 15 l Salomón, 18 l Primat, 27 l El fondo de la botella Todas las botellas tienen en la parte de la base una concavidad que les sirve para dar estructura al vidrio. A diferencia de lo que suele pensarse, no es para retener sedimientos o servir el vino. La concavidad será más profunda de acuerdo con el peso de la botella o la cantidad de vidrio, así como por el uso que se le dará. Por ejemplo, las que son de vino espumoso...

Leer más